plegariasn

 

col florentinoPara preparar tu venida. Una mirada serena que infunda paz y ternura, un momento de silencio para escuchar con el corazón, unas gotas de rocío para alimentar las esperanzas.

 

col vikiAnunciar tu venida. Las sencillas palabras del Bautista ponen el dedo en nuestra llaga y nos obligan a pensar que la raíz de las injusticias de éste mundo está también en nuestro corazón.

 

 

Anáfora: Conversión. Gracias, Padre, por tu inagotable misericordia; eres nuestro refugio y consuelo y nos haces partícipes de tu mismo ser, de tu vida, la verdadera vida, la que permanece.

 

Monjas Benedictinas de Montserrat. Domingo 3º de Adviento.